Los coches eléctricos deberán hacer ruido por seguridad

13/10/2016 Ingeniería acústica, noticias dbPlus

Una de las ventajas de los coches eléctricos frente a los de combustible, aparte de reducir la polución, es la reducción de la contaminación acústica. Los coches eléctricos emiten mucho menos ruido y por lo tanto las ciudades pueden convertirse en más silenciosas. Sin embargo, lo que parecía ser una ventaja, en muchos casos ha acabado siendo el motivo de un accidente.

En áreas urbanas de grandes ciudades el ruido y contaminación es uno de los principales problemas a afrontar. Para caracterizar la contaminación acústica de una ciudad existen los mapas de ruido. Un mapa de ruido representa gráficamente sobre plano los niveles sonoros por tramo de calle, por lo tanto, es una herramienta que permite conocer la situación acústica de la ciudad. Así por ejemplo, los niveles sonoros indican con cuatro índices diferentes en función de la franja horaria: Ld (periodo diurno, de 7h a 21h), Le (periodo tarde, de 21h a 23h), Ln (periodo nocturno, de 23h a 7h) y Lden (nivel equivalente ponderado día-noche-noche).
Muchas zonas de centros urbanos se encuentran saturadas acústicamente debido al ruido de tráfico. El ruido emitido por un coche se compone de dos factores: El ruido emitido por el motor y el ruido que se produce en la rodadura de las ruedas con el asfalto. Para los coches de combustible, a velocidades bajas, el ruido del motor es el predominante y a medida que el vehículo aumenta su velocidad, el ruido de rodadura cobra importancia (aproximadamente a partir de 70km/h) y éste pasa a ser predominante por encima del ruido motor.
Para eliminar el ruido de rodadura existen los pavimentos sonorreductores, que pueden disiminuir el ruido hasta 3dB. Estos pavimentos son efectivos en vías rápidas como autovías, autopistas, etc donde los coches circulan a más de 70km/h. En ciudades, estos pavimentos no son efectivos ya que los vehículos circulan a menor velocidad. Para la reducción eficaz de la contaminación acústica en núcleos urbanos es necesario reducir el ruido del motor, en este caso los vehículo eléctricos son los más adecuados.
A bajas velocidades, el ruido producido por los coches eléctricos és tambiéns muy bajo. Debido a que a bajas velocidades el ruido de rodadura también es muy bajo, nos podemos encontrar en situaciones en que no percibamos los coches aproximarse y puedan producirse accidentes, sobre todo en zonas donde el ruido ambiental exterior existente sea elevado y estos coches se vuelvan imperceptibles acústicamente hablando.

Recientes estudios sugieren que los vehículos eléctricos e híbridos silenciosos, suponen un peligro para peatones y ciclistas en el tráfico y los accidentes ocurren principalmente en vías urbanas donde la velocidad de los coches es baja: aparcando, parando, saliendo de un parking, yendo para atrás, etc.

Por todo ello se está llevando a cabo acciones por parte del gobierno estadounidense y japonés juntamente con UN/ECE e ISO para determinar un “nivel de emisión mínimo” que deben emitir los coches eléctricos y desarrollar la normativa con la que estas mediciones deben ser realizadas.

Diferentes empresas están colaborando en El Proyecto evader (Electric Vehicle Alert for Detection and Emergency Response). Este proyecto pretende crear señales de alarma efectivas para aumentar la seguridad de los ciudadanos sin aumentar la contaminación acústica. Cómo objetivos, este proyecto incluirá la:

  • Optimización de señales de advertencia para inducir la reacción del conductor de forma que sea segura.
  • Optimización de señales de advertencia para los peatones en situaciones cercanas al accidente.
  • Adaptación de las señales de advertencia a ruido urbano.
  • Integración de la generación de señales de alarma acústica con datos de sistemas inteligentes en los vehículos, tales como micrófonos externos, velocidad del vehículo (CAN) o ADAS (Advance Driver Assistance System).
  • Utilización de información complementaria en el vehículo para mejorar características de directividad, tiempo, intensidad, frecuencia y modulación de la señal de aviso, en función de la proximidad de accidente.
  • Optimización de señales de advertencia que no aumenten la contaminación acústica.

Nosotros seguiremos de cerca los avances en este proyecto. Síguenos en nuestro blog donde encontrarás las últimas novedades en acústica.