Contaminación acústica y salud

27/04/2017 Consultoría acústica, noticias dbPlus

Aprovechando la semana de concienciación de la contaminación acústica os presentamos el programa de televisión “Verd Primera”. BTV (Televisión de Barcelona) visitó dBplus consultores acústicos para hablar sobre contaminación acústica, ruido urbano en Barcelona y salud. En este reportaje Josep Martí, director de ingeniería en dBplus, nos habla de este problema común en muchas ciudades y introduce aspectos claves de la relación ruido – salud. Aquí os dejamos el enlace al video de la entrevista y al artículo relacionado.

El ruido siempre ha sido un problema ambiental que ha afectado al ser humano.

Ya en el Imperio Romano existían normas para controlar el ruido de las ruedas de hierro y en la Europa medieval no se permitía usar carruajes ni cabalgar de noche. Obviamente, estos problemas no se pueden comparar con la situación actual en la que un gran parque de vehículos circula día y noche por ciudades y campos y existen numerosas fuentes de ruido que contribuyen al ruido ambiental.
Es necesario considerar que hablar de la relación entre contaminación acústica y salud puede no ser trivial en todos los ámbitos. Resulta más o menos claro que al estar expuestos a un nivel de ruido alto podemos sufrir un daño auditivo más o menos grave. Sin embargo, no tenemos tantos datos sobre qué sucede cuando estamos sometidos a niveles aparentemente no tan elevados pero durante un periodo muy largo de nuestra vida, tal y como sucede al vivir en una gran ciudad. Para conocer claramente esta relación, es necesario esperar a estudios epidemiológicos que requieren de muchas muestras para ser representativos y que, por lo tanto, no son rápidos de llevar a cabo. No obstante, para ciertos ámbitos de aplicación, la Organización Mundial de la Salud ha publicado informes (Guías para el ruido urbano – OMS 1999) que apuntan que:
  • Estar expuesto a más de 85 dBA durante 8 horas es una causa demostrada de daños auditivos. Este nivel de presión sonora acostumbra a ser el valor límite en la mayoría de normativas europeas relativas a la exposición al ruido en el lugar de trabajo.
  • Estar expuesto a un nivel de ruido de tráfico durante el día de más de 65 dBA y durante la noche de más de 55 dBA provoca riesgos tanto auditivos, como puede ser la aceleración de la pérdida auditiva con la edad (presbiacúsia), como no auditivos, como por ejemplo el aumento del riesgo relativo a enfermedades isquémicas o problemas respiratorios en gente de edad avanzada.
  • Si se observa la relación entre ruido y descanso, se considera que 30dBA es un nivel suficiente como para interrumpir el sueño y, por consiguiente, para generar riesgos relacionados con la falta de descanso (insomnio, estrés, irritabilidad, fatiga, etc.).

dBplus realiza el servicio de consultoría acústica para mejorar el confort auditivo de sus clientes.

En comparación con otros contaminantes, el control del ruido ambiental se ha limitado por la falta de conocimiento de sus efectos sobre los seres humanos, la escasa información sobre la relación dosis – respuesta y la falta de criterios definidos. En la Unión Europea, aunque desde la entrada en vigor de las directivas ambientales se planifican acciones para reducir la contaminación acústica, la dimensión del problema del ruido es amplia: Alrededor del 20% de la población está expuesta al ruido de tránsito con un nivel equivalente de presión sonora que excede los 65 dBA de día y más del 30% de la población está expuesta a más de 55 dBA de noche, lo que trastorna el sueño (ref. OMS 1999). Estos porcentajes aumentan cuando nos acercamos a los países mediterráneos (España es uno de los países más ruidosos de la UE) y, si nos fijamos en la ciudad de Barcelona, cerca del 40% de sus habitantes están expuestos a más de 65 dBA de día y cerca del 55% de la población a más de 55 dBA de noche (ref. mapa estratégico de ruido de Barcelona 2012). Esto es debido a que Barcelona tiene una alta densidad demográfica (160 hab. / hectárea), mucha movilidad, mucha oferta comercial y de servicios y es un polo de atracción del turismo. Este problema tiende a agravarse en ciudades de países en desarrollo y se debe principalmente al tránsito: En las carreteras más transitadas se llegaron a registrar niveles de presión sonora de 75 a 80 dBA durante un período de 24 horas.

dBplus consultores acústicos realiza mapas de ruido para municipios y departamentos de la Administración Pública, siguiendo los procedimientos descritos en Directivas Europeas y en Decretos Estatales y Autonómicos.

Aunque los datos disponibles que relacionan ruido y salud aún son escasos, queda claro que la contaminación acústica se debe tratar como cualquier otro agente contaminante, protegiendo a la población del ruido urbano y considerando estas acciones de protección como parte integral de la política ambiental. Dado que la principal fuente de ruido en las ciudades es el ruido de tráfico, es necesario reducir el parque automovilístico actual mediante medidas tales como los aparcamientos disuasorios en el exterior de las ciudades, el fomento del transporte público y los métodos de transporte alternativos (coche eléctrico, bicicleta, etc.). Además, este control sobre el tráfico viario y las infraestructuras de transporte debe ir combinado con una reorientación de la arquitectura y el urbanismo de modo que gran parte de nuestra vida diaria se pueda llevar a cabo sin estar permanentemente expuestos al ruido urbano.